ABEJAS MEXICANAS EN PELIGRO POR TRANSGÉNICOS

El aumento de cultivos transgénicos en México, los cuales requieren de pesticidas que dañan tanto la flora como la fauna donde son aplicados, ponen en riesgo la vida de estos insectos hacedores de miel, lo que a su vez trae repercusiones negativas para la agricultura y afectaciones al planeta por su importancia en el proceso de polinización

Todos hemos probado alguna vez la miel de abejas. Ese sabor inconfundible de dulce néctar proveniente de las colmenas. Con el cual, además se crean productos para el mercado mexicano como propóleo, polen, jalea real, cera y jabones, entre otros más que arroja la apicultura nacional.

Estás cifras hablan por sí solas y dejan en claro que en el país existe un importante sector que vive de la apicultura, además de que la polinización es vital para sostener la siembra en México.

Solamente para la producción de aguacate, el 65 por ciento depende de la polinización de las abejas.

La producción anual de este fruto verde genera aproximadamente 40 mil millones de pesos, según manifiesta el documento “Contribución de la polinización a la agricultura mexicana: un costo escondido del uso de insecticidas”, realizado por El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) y la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad.

En este 20 de mayo, Día mundial de las abejas, el académico Rémy Vandame, quien pertenece a ECOSUR como investigador en ecología de abejas y ha estudiado a estos insectos por más de treinta años, conversó con Reporte Índigo para exaltar el enorme valor comercial, cultural y ecológico que tienen los insectos apoideos en México, siendo más de dos mil especies las que habitan el país.

De acuerdo con el experto, varias de estas abejas carecen de aguijón, como la Melipona beecheii, que solo es una de las 12 especies nativas que son utilizadas para la meliponicultura, una práctica que se remonta hasta antes de la llegada de la conquista española.

“Hay documentos, por ejemplo, el códice Tro-cortesiano, que relata el manejo de la Xunán Kab, como se le llama en maya yucateco a la abeja Melipona beecheii, de hace más o menos 400 años. Las abejas son un tesoro en Mesoamérica, un tesoro del patrimonio biocultural”, dice Vandame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *